Editoriales

Those Sweet 50’s

Por  | 

“Those Sweet 50’s” es una fresca muestra del trabajo de Jessica Gonzalez, evitando el aspecto “horror” de sus tomas fotográficas, en este proyecto se centra en visualizar su característico mundo Vintage y plasmarlo, mostrando un mundo característico de los años 50. Las fotografías muestran estilismos que recuerdan a la exhuberante Marilyn Monroe o la excitante Betty Page. En su proyecto nos revela un picnic, con un toque otoñal lo que le aporta un toque de distinción, ya que estamos acostumbrados a ver picnic envueltos en mantas de césped verde. En este caso la luz anaranjada y las hojas caidas hacen que sus modelos resalten aún más del ecosistema.

Ni qué decir que las modelos de Jessica Gonzalez, osease, Estephanie Von Gore, Priscila Olalla, Addie e Ynma Lyndez, hacen un trabajo excelente, posando ante la cámara como auténticas diosas de aquellos maravillosos años.

  • Fotografía: Jessica González (thelittlecat Photography) – http://www.jessicagonzalez.es
  • Asistente de fotografía: Marcos Rodríguez Luque
  • Maquillaje: Priscila Olalla
  • Peluquería: Ana Montiel
  • Modelos:
    • Estephanie Von Gore
    • Ynma Lyndez
    • Sara Villegas
    • Priscila Olalla

 

Su fotografía nos invita a asomarnos a una ventana desde la que contemplar, pasivos, una cosmogonía particular, elaborada con más o menos acierto, interesante y nueva. Su fotografía –su arte, no lo olvidemos– se convierte en un calidoscopio en las manos del espectador, a través del cual la artista nos cede por un momento su mirada y nos invita, con amabilidad y franqueza, alejada de toda censur...a, a compartir una perspectiva que reordena y reconstruye el espacio inmediato, que despierta las emociones latentes para alumbrar un criterio distinto, más abierto y heterodoxo, en el que no sólo lo meramente visual se pone de relevancia, sino que pasan a ser factores ineludibles lo sentimental, lo monstruoso e incluso, de alguna manera, lo espiritual.La obra de Jessica González es un tamiz que recoge las semillas más fértiles de la tradición y de la actualidad. Recorriendo sus álbumes será fácil encontrarnos con elementos familiares pero totalmente descontextualizados y remozados en los que se enlazan multitud de temáticas, de tics casi, que van desde la estética Pin-up de los 50 hasta la atmósfera del terror cinematográfico de finales de los 70, con alguna que otra pincelada de clasicismo sacudido de telarañas. Y todo ello sazonado con el mérito de no ceder a la tentación del refrito, ofreciendo en cada ocasión un producto diferente, legítimo, con sello de autenticidad reconocida.Más allá de vanaglorias baratas y fórmulas manidas, lo que acrisola Jessica González es su irrenunciable actitud frente a la fotografía. Una posición de mujer de fe, apóstol de la religión del enfoque y creyente en las posibilidades de este mundo en apariencia sutil y fugaz, pero cuyos pilares rivalizan en solidez con disciplinas tales como la pintura o la escultura, ante las que durante más de un siglo ha sido presentada como la hermana pequeña e infeliz. Su pasión no es otra que afirmar lo contrario; defender la bandera del último bastión de la imagen con ilusión y buen pulso, con valor, hasta las últimas consecuencias. Ojalá no le falte nunca munición para capturar destellos de genialidad donde otros, tantos otros, se empeñan en seguir viendo nieblas impenetrables.(Texto de Alvaro Martí Martín)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Spamcheck Enabled)