Entrevistas

Mar Vico, actriz y empresaria

Por  | 

Ha vivido de cerca el mundo del circo y el espectáculo. Hija de una familia de feriantes, Mar Vico (Jaén, 1982) siempre tuvo claro que quería dedicarse a la interpretación y no ha parado de luchar hasta conseguirlo. El teatro, el cine y la televisión han sido habituales en su vida en mayor o menor medida. Desde 2011 dirige además Karakola, una empresa de animación infantil y eventos con la que ha hecho realidad otro de sus sueños, trabajar para los más pequeños de la casa. El sueño continúa.

LOGO KARAKOLA¿Qué es exactamente Karakola?

¡Ay! Se me encoje el corazón. Karakola es mi bebe. Bueno Karakola tenía 5 años cuando llegó a mis brazos… Es mi empresa de animación infantil y eventos. Es la que me quita el sueño, la que me da alegrías y quebraderos de cabeza desde abril de 2011.

¿Cómo surge la idea?

La idea se llama María Santos, ella es la mamá real del bebe. Ella montó la empresa y la hizo grande antes de que yo cogiera el relevo. Conocí a Maria y empecé a trabajar con ella siendo su mano derecha muchas veces, tanto que mi ilusión era hacer sociedad con ella, y fue entonces cuando a María le surgió un proyecto nuevo, un cambio que le hizo tomar la decisión de vender Karakola, y ahí estaba yo con los brazos bien abiertos.

¿Qué te llevó a coger el testigo?

Siempre tuve la idea de hacer algo paralelo a la interpretación. Algo que me diera la estabilidad económica que mi profesión de actriz de momento no me está dando, y Karakola es una empresa que he admirado siempre. Me gusta su logo, su nombre, su equipo, su estilo, su energía, su dinámica, su ética… No podía caer a mis manos un proyecto paralelo mejor.

mar vico (42)¿Qué balance haces de Karakola en estos más de dos años?

Firmamos el contrato el 10 de Abril de 2011 y desde entonces ahí estoy remando, contra viento y marea para que este barco navegue cada día. Tengo a mi lado un equipo de animadores espectacular, lo que hace que Karakola sea tan linda como es.

¿Qué tipo de eventos hacéis?

Hacemos eventos a medida: fiestas de cumpleaños a domicilio, eventos para empresas, animaciones en bodas, bautizos, celebraciones en general. Esto es como en los restaurantes, a la carta. Nuestro mayor cliente es el público infantil. Ahora estamos preparando la fiesta de Navidad para los peques de todo el equipo de Jazztel. Nuestro lema es: “Si tú puedes soñarlo, nosotros podemos hacerlo realidad”.

¿Cuál es la respuesta de la gente ante vuestras propuestas, especialmente la de los niños?

La de los padres es: “¿No tenéis descuento?” (Risas). Tanto ellos como los peques se quedan muy contentos con el servicio. Intentamos personalizar las fiestas al 100% y aportar siempre un granito de creatividad en cada momento.

¿Te apasiona trabajar con niños? ¿Qué tiene trabajar para un niño que no tenga trabajar para personas más mayores?

Me apasiona trabajar con niños. Podría estar la vida entera haciendo series para niños, spots, doblaje de dibujitos, teatro infantil y animaciones. Los niños aunque no lo parezca son muy exigentes, y eso te hace estar siempre despierto, siempre “aquí y ahora”, y a la par que exigentes son extremadamente agradecidos. Es alucinante ver la cara de los niños cuando están sorprendidos, entusiasmados, felices… De verdad, puede que suene pasteloso, pero es brutal.

Una vez, después de una función con la compañía Colorin-Colorada, una niña se acercó a mí llorando, le pregunté que le pasaba (estaba realmente dolida), y me respondió con voz cortada: “Que quiero irme contigo a tu casa”. Creo que poco más hay que decir.

IMG_5158

Acabas de rodar el corto Catorce. ¿De qué trata?

Realmente la historia empezó el pasado 4 de Marzo, cuando tras ver mi material, el director del corto me pidió que asistiera al casting. Finalmente fue una separata grabada, con la ayuda de uno de mis grandes amigos y directores preferidos “Wencelao Scyzoryk”, al que desde aquí le quiero agradecer esta grabación y todas las que siempre está dispuesto a ayudarme a hacer.

Vista la separata “casting” por el director me dijeron que querían que interpretara el personaje de Lucía. Lucía es la pareja de Adrián (el prota de esta historia); es la que lo acompaña en todo momento, con mucha paciencia. Una mujer muy familiar, enamorada hasta los huesos de su novio, un poco madre a veces. Lucia es muy Mar, así que mi trabajo aquí es ser honesta y destaparme bastante.

El corto ha sido financiado a través del “crowfunding” (mecenazgo), una práctica cada vez más extendida. ¿Cuesta tanto como parece sacar proyectos audiovisuales a delante?

Pensaba que no iba a ser fácil, pero desde el principio hemos tenido un apoyo alucinante por parte de amigos, familiares, compañeros de profesión y muchas personas que desde el minuto cero han confiado en el proyecto. También han aportado ayuda económica varios ayuntamientos y establecimientos de Zamora. Uno no sabe cómo agradecer tanto… Esperamos que el cortometraje tenga muchísimo éxito, el cariño y todo el amor ya lo ponemos nosotros.

Desde luego con los tiempos que corren la única forma de poder hacer cosas es autofinanciándose, y hemos comprobado de primera mano que no es fácil, pero es posible.

Has participado en numerosos cortometrajes. ¿Lo bueno si breve dos veces bueno?

He participado en muchos cortometrajes de escuelas y otros de directores gigantes que no llegan hoy día a hacer un largo y optan por hacer un buen corto. Jorge Onieva es un ejemplo de esa frase que dices. Aunque a un buen largo no le hago ascos, que conste. Tengo disponibilidad y ganas. Ahí lo dejo.

mar vico (32)

Has hecho también cine, televisión y teatro. ¿A quién quieres más a papá o a mamá?

Yo soy egoísta en ese sentido. Quiero a quien me quiera. Amo el teatro y me encantaría pasar todos los días de mi vida en un escenario, pero escuchar “5 y acción” también me pone los pelos como escarpias… Incluso una buena serie de televisión, que las hay, sería un regalazo. Yo soy actriz y me gusta construir personajes, ya sea en un escenario o delante de una cámara.

¿Qué opinas de la ficción que se hace en España? ¿Tiene algo que envidiar a al extranjera?

Mucha gente reniega del cine español. Para mí, hay muy buenos actores españoles, series estupendas y cine mágico que se hace en España. La cosa es que creo que no tenemos las mismas oportunidades que hay fuera, y es cierto que a veces las tenemos y las desaprovechamos. Pero yo soy amante del cine español, siempre. De hecho me mojo y os digo un nombre Ramón Salazar. Ahí tenemos una prueba de ello.

¿Siempre tuviste claro que querías dedicarte a la interpretación?

Desde que tengo uso de razón. Eso habría que preguntárselo a mi madre, que la he tenido desde los 3 años intentando quitarme la idea de la cabeza. Siempre con la tensión. Cuando estaba en el cole, en las obras de teatro hacía de árbol, presentadora, princesa, pájaro… todos los personajes que se podían interpretar en la obra quería hacerlos yo. Cuando estaba en la ESO, seguía mi vocación. Ahí mi madre empezó a preocuparse. Ella esperaba que al llegar el momento del Bachillerato hiciera la matricula en Cazorla, como todos mis amigos, en cualquiera de las tres opciones que había: Bachillerato tecnológico, de ciencias o de letra. Pero yo me fui a Úbeda, sin amigos, a hacer Bachillerato de Arte. Y mis padres pensaron: “bueno cuando acabe Bachillerato se le irá la tontería…” Pero no. Acabé y dije en casa: “Me voy Madrid”. Ahí ya no sabían dónde meterse. Ellos y yo siempre tuvimos claro que acabaría haciendo esto. Y aquí estoy, en Madrid, desde los 17 años, y ahora tengo 31.

La manida crisis del cine español ¿es para tanto o se exagera un poco?

Es para tanto, sin duda. Estamos pasando un momento muy feo en todas las profesiones. Sería injusto decir que donde primero recortan es en cultura, porque ya se recorta de lo in-recortable, pero desde luego todas las privatizaciones de teatros, todas las exportaciones de las series extrajeras y todas las oportunidades a las caras ya conocidas (porque apostar por caras nuevas da yuyu) no ayuda.

¿Cómo se te queda el cuerpo ante la decisión de la alcaldía de Madrid de privatizar los teatros públicos de la capital?

Igual de congelado que cuando escucho y veo que se privatizan los hospitales. Ya es una cosa de moral, no de profesión. Si me pongo a responderte a esta pregunta con el corazón en la mano no acabaríamos ni el 2020. Esas letras del teatro Fernán Gómez descolgadas no le pueden agradar a nadie. Es muy probable que siendo actor te toque un poco más el corazón, pero esa imagen le duele a cualquier humano que tenga un poco de sangre en el cuerpo.

mar vico (1)

Rodaste la película “Mil sonrisas” y el corto “sonríe”. ¿Necesitamos sonreír más?

Muchísimo más, pero no siempre es fácil. Desde luego lo que necesitamos es tener un poco de conciencia y no ir pasando por encima de la vida. Yo ahora estoy aprendiendo eso que dicen de que nunca es tarde si la dicha es buena. En las cosas pequeñas está lo grande. Hay que ocuparse de hacer cosas que hagan a tu corazón cantar, me dijo una vez Mónica Pelayo, y tiene toda la razón del mundo. Por poco que sea, hay que darse algún gustito de vez en cuando, que a veces te vas cuando menos te lo esperas, y ahí ya no hay retorno.

¿Todas las rubias parecen iguales?

(Se ríe). Depende de la pelu a la que vayan, ¿no? Las rubias son unas tías geniales. Estoy totalmente en contra estoy de lo que dice el bulo ese que no sé de dónde ha salido. Si bien es cierto que siempre cuando meto la pata tengo la excusa de ser rubia, aunque en mi última visita a pelu me pusieron bien morena y se me está acabando el chollo. Ahora en serio, ese es el título de uno de los cortos (David H., Oído, cocina) en lo que trabajé, y que por cierto tengo muchas ganas de ver.

¿Cómo es Mar Vico fuera de su profesión? ¿Qué te gusta hacer cuando no estás trabajando?

Creo que esta es la pregunta más difícil. Yo tengo todos los adjetivos que aparecen en el diccionario, depende del día. Pero por norma general me considero una persona cercana, bastante alegre, generosa (a veces de más), muy familiar, amiga de mis amigos…y de los que no lo son también. Me gusta rodearme de gente emprendedora, con ilusiones y metas. En definitiva, amo la armonía.

¿Qué le pides al 2014?

Te diría salud, dinero y amor. Lo que me gustaría es poder seguir disfrutando de mis personitas, poder vivir de mi profesión y hacer muchas entrevistas como esta, que Karakola siga creciendo y que podáis verlo. Y que dejen de privatizar.

Enlaces relacionados

Joven apasionado por el mundo de la comunicación. Cuenta con amplia experiencia en televisión, radio, publicaciones impresas y medios digitales. Especialidad: la entrevista, sobre todo si la persona guarda relación con el mundo de la cultura. Buscando nuevas áreas en el mundo de la comunicación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Spamcheck Enabled)